Mantener la salud de la piel es vital, pues es el órgano que nos protege de los agentes externos del día a día tales como el sol, el aire, el calor, el agua, la contaminación entre otros.  Es por ello que reconocidas compañías dermocosméticas invierten grandes cantidades de dinero en investigación y desarrollo de productos enfocados exclusivamente en el cuidado de la piel pues conocen de su importancia.

La piel merece de cuidados adecuados diariamente que incluyan, protegerla, limpiarla, hidratarla, oxigenarla, renovarla celularmente, tonificarla, humectarla e incluso relajarla.

Una de las maneras más completas de cuidar tu piel, es renovando sus células epiteliales, mediante la exfoliación. La exfoliación de la piel consiste en el proceso de eliminar las células muertas, limpiar y remover el exceso de sebo que se acumula en los poros, liberándola por consiguiente y haciendo que ella respire mejor. Existen distintos tratamientos de exfoliación que incluyen los químicos, procesos más abrasivos que pueden llegar a debilitar la piel y los caseros hechos con ingredientes naturales.

Escoger el exfoliante que más se ajuste a tu tipo de piel, es también una decisión importante, pues existen muchos productos que al contrario de darte salud epitelial, lo que hacen es maltratar tu piel y acelerar su envejecimiento prematuro. Cuando escojas un exfoliante, fíjate que tenga Micro gránulos/Microesferas finas que ayuden a una suave remoción de las células muertas y no gránulos tan grandes que lo que hacen es herir la piel; otro aspecto a tener en cuenta es observar que si incluye ingredientes naturales, estos sean de altísima calidad y concentración; por último fíjate  que el exfoliante no sea grasoso pues si tu piel es del tipo mixta a grasa, taponará aún más los poros de tu piel obstruyendo la oxigenación de ella.

RECOMENDADOS:

EL Exfoliante de Chocolate de la marca Haiko Natural combina los beneficios relajantes e hidratantes del chocolate con las propiedades antioxidantes de la Vitamina E. Contiene micro esferas de semillas de durazno que no lastiman ni rayan la piel, debido a sus bordes redondeados, que retiran las células muertas en ella, mejorando la microcirculación, afinando y cerrando los poros y evitando la acumulación de sebo e impurezas en la piel.  Úsalo durante el baño máximo dos veces por semana, masajeando sobre la piel en forma circular, y disfruta de una increíble relajación con su delicioso olor a chocolate.

Leave a Reply